Viajar – El Torcal de Antequera, la erosión blanca

Por Felix Maocho 2/1/2010 

Cuando pensamos en Málaga. la imagen que nos viene a nuestra mente, son grandes extensiones de playa rodeadas de urbanizaciones, Nos viene a nuestra mente, la calle Larios, o  la Milla de Oro de la Marbella de Gil y Gil ,  Puerto Banus, Torremolinos o Fuengirola,

Sin embargo Málaga, es mas que una superurbanizada costa poblada de animados sitios con mucha gente tomando gambas a la plancha, Málaga puede ser también sierras a más de mil metros de altura y lugares donde casi no se ve  la huella del hombre. Esa es la propuesta que hoy les hago, visitar el Torcal de Antequera, un sitio “diferente” de la imagen que tenemos de la provincia de Málaga. Viajara un mundo diferente , que como siempre en nuestros viajes, está dentro de España y  muy probablemente quizá solo quede a unas horas en coche de su domicilio.

Si tiene buena conexión a Internet puede ver este video en HD, si no véalo en resolución normal y si el lugar le interesa como etapa de un viaje, encontrará mas información en lacontinuación.

 

El Torcal de Antequera es un Paraje Natural  de unos 20 Km de largo situado en el término municipal de Antequera, en la provincia de Málaga en Andalucía, que igual que del más conocido de la Ciudad Encantada de Cuenca,  es el resultado del tallado hecho por la erosión en una formación rocosas calcárea durante miles de años, En función de la resistencia de la composición química las rocas y su grado de dureza, se crea un desigual desgaste ante los elementos atmosféricos, dando como resultado una muestra sorprendente de extraños volúmenes creados por la misma naturaleza., a lo que se suman las grietas, (lapiaces), hundimientos, (torcas) y sumideros por los que el agua se hunde en las entrañas de la tierra.  

El Torcal pertenece al conjunto Subbético que se extiende desde Cádiz hasta Jaén, actuando como  corredor ecológico que conecta el campo de Gibraltar con Sierra Morena y las montañas levantinas. Su formación se remontan a la Era Secundaria del Jurásico, hace unos 160 millones de años. Esta zona era entonces un alargado pasillo marítimo que comunicaba, el océano Atlántico con el mar Mediterráneo que iba del Golfo de Cádiz a Alicante. Los Plegamientos Alpinos, en la Era Terciaria, provocaron el levantamiento de los sedimentos calizos depositados en el fondo, dando lugar a sierras de piedra caliza.

El Torcal está constituido por rocas calizas de tres tipos diferentes. Todas ellas se generaron en el fondo marino. Los sedimentos acumulados se cementaban con la acción de las sales marinas. Posteriormente los estratos sedimentarios fueron elevados más de 1.000 metros.

Sobre ellos actuaron las lluvias que generaron grietas (diaclasas) y sistemas de fallas que se entrecortan en ángulo recto; la erosión y hundimiento de dichas grietas ha producido lo que llamamos hoy día callejones o “corredores”, dejando a las  rocas sometidas a una erosión que caracteriza el modelado cárstico.

Por ser un terreno sedimentario, se fueron acumulando depósitos de materiales y caparazones y restos de animales, hoy fósiles que se encuentran con cierta frecuencia y que despiertan la curiosidad de los visitantes

Como todos los macizos calizos, el Torcal presenta una enorme riqueza en simas, cuevas y otras formas subterráneas, algunas de ellas de gran importancia histórica, como el poblados neolíticos  de la Cueva del Torola.

Su origen se relaciona igualmente con procesos de disolución y ensanche de las calizas subterráneas por la acción del agua de lluvia.

En las rocas de superficie se produce su  fractura  por la acción de cuña que supone el agua que se hiela en sus grietas, junto la disolución a diferente velocidad de las diferentes calizas por el efecto ácido del CO2 atmosférico presente en el agua .La cuña de hielo esculpe las rocas que posteriormente la imaginación de la gente bautiza con nombres singulares, el «tornillo», el «sombrerillo», el «adelantado», el «ataúd», los «prismáticos», el «cáliz», el «dado», etc. Además, la disolución superficial da lugar a lo que se conoce como lenar o lapiaz, terrenos rocosos donde es difícil el tránsito a pie.

 La vida en el Torcal es difícil para el hombre, pese a ello su presencia l se remonta a la Prehistoria, como atestiguan  los restos de varios poblados neolíticos, como el indicado de la Cueva del Toro. También se han encontrado restos de origen romano, que utilizaron el Torcal como cantera para la construcción de algunas villas,  Anticaria, Osqua y Nescania, próximas al Torcal.

Los árabe establecieron una torre vigía en la próxima sierra de La Chimenea  y debieron poblar el lugar, habiéndose encontrado en el Torcal tumbas y material diverso, a partir de entonces se mantuvo la ocupación humana hasta el pasado siglo en el poblado de Las Sepulturas, el único conocido de la Sierra, un conjunto de pequeños habitáculos de piedra con apriscos y zonas de cultivo. Sus pobladores tuvieron gran habilidad para trabajar la piedra en las canteras..

Durante el siglo XIX se explotó el carboneo de encina; y aumenta la extracción de piedra y el pastoreo creando una sobreexplotación que acabó la vegetación y dio lugar al aspecto desolado que hoy muestra. Actualmente se está procediendo a la recuperación de este enclave singular. Desde Octubre del 2009 existe el Centro de Visitantes, con una zona de atención al visitante, zona Infantil, tienda y otros servicios donde podrá dejar aparcado el coche. La entrada es gratuita, pero para grandes grupos conveniente llamar con antelación al teléfono 951 042 100, con el fin de programar la visita

Desde este centro y tan solo 100 m está el  Mirador de las Ventanillas: con preciosas vistas que le darán una primera idea de lo que va a visitar

Flora

Si bien lo mas espectacular del Torcal son las rocas,  la flora es  rica y variada. La degradación actual de la cobertura vegetal en buena parte de su superficie, debido al carboneo, la tala, la actividad ganadera y otras actividades, no impide la presencia de algunos enclaves de vegetación climática y de diversas especies endémicas de gran interés.

Existen catalogadas en la zona 664 especies de plantas, agrupadas en casi un centenar de familias; entre los que se encuentran 12 especies de líquenes, 77 de Briofitos (musgos y hepáticas), 10 de Pteridofitos (helechos) y 565 de plantas con semilla (Espermatofitas). Las plantas de mayor importancia son las rupícolas, como la Linaria anticaria, Saxifraga biternata, y Linaria oblongifolia, adaptadas a crecer entre las fisuras y grietas de las rocas.  Muchas de las especies son endémicas en la zona y precisan  de una ayuda para su conservación; lo que obliga a limitar el transito de los visitantes por la zona.

Por otra parte la vegetación arbórea del Torcal es el  encinar, existiendo además quejigos, serbales y arces. En el Torcal Alto abundan también las zarzas y espinares, con madreselvas, espino majoleto, sauco, zarzamora, rosal silvestre, peonías, etc. Por último en las dolinas o “encerraderos”, donde la erosión ha acumulado tierra vegetal aparecen pastos con especies vegetales como Poa bulbosa, Trifolium subterraneum, y Ranunculus bulbosus,

Destacan por su belleza en combinación con la roca, la hiedra, muy abundante en el Torcal Alto, con algunos ejemplares verdaderamente espectaculares.

Fauna

Pese a su aspecto desolado hay muchas especies que prosperan en el Torca  se registra una especie de Anfibio, 11 de Reptiles, 82 de Aves y 22 de Mamíferos. Existen multitud de especies de invertebrados, mayoritariamente insectos, que constituyen la base para la alimentación de muchas de las especies de animales vertebrados que viven en la Sierra.

Lo más notables es la riqueza de aves sedentaria o de paso que nidifican en el torcal. Algunas de estas aves se han vuelto raras debido a la presión del hombre, como águila real, el halcón peregrino o el águila perdicera. Muchas de ellas nidifican en los tajos, por lo que se ha prohibido realizar actividades de vuelo libre o escalada Los buitres leonados suelen ser asiduos del Torcal, de paso entre el Desfiladero de los Gaitanes-Sierra Huma y las Sierras de Camarolos y el Jobo, y también  acuden a comer venados s o reses muertas, pues se autoriza un cierto número de vacas en determinadas zonas del Paraje.

Otras aves de interés que pueden encontrarse son la collalba negra y rubia, el búho real, el mochuelo, el cernícalo vulgar, el avión roquero, la chova piquirroja y numerosas aves de pequeño tamaño (herrerillo común, carbonero común, jilguero, curruca, cogujada común y montesina, colirrojo tizón, roquero solitario, escribano montesino). 

Los reptiles presentes en la Sierra dependen en gran medida de factores térmicos, por lo que son plenamente activos en primavera y verano, momento en el que se pueden ver con frecuencia. Destacamos fundamentalmente las siguientes especies; lagarto ocelado, lagartija colilarga e ibérica, culebra de escalera, culebra bastarda y víbora hocicuda, de mordedura peligrosa por su inyección venenosa.

Entre los mamíferos, es corriente observar topillos que  se detectan  en las zonas de dolinas por los montículos creados pro su actividad cavadora; y podemos tener suerte y toparnos con otros que no son tan visibles, como es el venado, cabras montesas, el zorro, el tejón, la comadreja y el conejo, como especies más representativas.

Senderos Marcado

Puede seguir dos sendero peatonales señalizados: La  “Ruta Verde“  es un recorrido corto que que se recorre en 40-60 minutos y le permite contemplar el  Torcal Alto”. Parte del aparcamiento y recorre El Torcal Alto (1.410 m), es de dificultad baja,-media, pero debe tenerse precaución los días lluviosos o húmedos, y en los que haya niebla  .

Es ideal para efectuar observaciones sobre la vegetación, la geología, las formaciones erosivas, la acción ganadera, la fauna (¡lleven prismáticos!), No debe abandonarse para evitar riesgos personales y reducir las molestias a la fauna y flora silvestres.

La “Ruta Amarilla“: es el  sendero “clásico” del Torcal Alto, con una longitud aproximada de 2.900 metros y una duración de unas dos horas y media. Es una ampliación del sendero amarillo pues sus tramos inicial y final son los mismos, pero en su zona intermedia se adentra en un laberinto de callejones y dolinas hasta dar la sensación de encontrarse en una ciudad de piedra sin salida.

En este sendero pueden observarse grandes y espectaculares hiedras, de entre las que cabe destacar “el Macetón“, así como diversas formas imitativas de las rocas algunas de las cuales no pasarán desapercibidas, como “el camello” El tiempo indicado es solo una orientación pues no es camino para pasear sino para observar y le  llevará de dos o tres horas, si lo hace tranquilamente y con paradas para ver el paisaje hacer fotografías y observar la fauna y flora.

En ambos recorridos se aconseja usar calzado con suela de goma gruesa, pues hay piedras cortantes  y evite pisar rocas húmedas, pues algunas son muy resbaladizas mojadas. En días soleados conviene llevar agua, Es importante llevar unos prismáticos y no olvide, si es aficionado la cámara de a vídeo o de fotografía u quizá un trípode de bastón para poder usar el telebjetivo con facilidad. Como indicamos el recorrido es media fácil y los niños de más de cuatro años lo recorren con facilidad.

Es importante no abandonar el sendero, pues el carácter intrincado de la zona y la existencia de pasos difíciles facilita  la pérdidas y desorientación. Ademas con ello aparte de evitar accidentes, se protege al sensible ecosistema del Torcal. Con mayor motivo, en caso de niebla, no pierda de vista una señal del sendero sin ver la siguiente, pues existe un claro  peligro de pérdida. No se aproxime a las simas y orificios del terreno, puede caerse si se asoma.

 Acceso

Al Torcal se llega desde Antequera, por la A-7075 en dirección a Villanueva de la Concepción, hasta  un cruce hacia el Torcal a unos 12 km. una vez pasado el puerto de “La Boca del Asno”. Otra opción si se va desde Málaga, es  salir de la A-45 en Casabermeja, tomar la  MA-3404 y seguidamente la A-7075 que se dirige a Villanueva de la Concepción. Pasando esta localidad en dirección a Antequera, a unos seis kilómetros se encuentra la desviación al Torcal.

Consejos prácticos

Llevar el calzado adecuado con suela de goma, pantalón vaquero largo para protejerse las piernas de roces y cortaduras. y sombrero en meses cálidos. Visitarla entre semana mejor que en fiestas. Mejor en Primavera  y eludir los meses de veranos por la aglomeración de gente y busasr días y con buenas condiciones climáticas

Puede ver la continuacion del video de inicio sobre el  Torcal de Antequera : 2ª Parte  y 3ª Parte

Félix Maocho

Elaborado y resumido a partir de la la Wikipedia y la Junta de Andalucía Consejería de Medio Ambiente

Otros sitios donde Viajar