FLORENCIA

Resetea la Neurona

Seguramente fue uno de los días más calurosos del verano coincidiendo con nuestra visita a Florencia, pero a pesar de ello lo pudimos disfrutar igualmente, ya que el lugar es uno de los mas bellos de cuantos he podido visitar. Lo cierto es que acompañando la visita, mientras te refrescas con los helados del lugar, se hace mucho mas agradable, eso sí, siempre que seas rápido en comerlos, pues el hielo se fundía rápidamente como si en  una fragua se encontrara y los chorretones nos pusieron en verdaderos apuros, al no disponer de suficientes pañuelos o servilletas donde limpiarnos, teniendo que buscar una fuente para quitarnos de las manos su aromático, pero pegajoso líquido.

 

 

Resetea la Neurona

Lo primero que hicimos nada más llegar a Florencia desde Pisa, fue intentar aparcar en las afueras, ya que si te metes por descuido en el centro con el coche, te puedes llevar una buena sorpresa al ser cazado por las cámaras instaladas por el centro, con las consiguientes multas. La caminata se hizo un poco larga, pero estamos acostumbrados a rutear por la montaña y las niñas se portaron como verdaderas campeonas, todo y tratarse de puro y duro asfalto, eso sí con muchos siglos de historia. 

Una vez ya en zona céntrica, decidimos resguardarnos del caluroso sol del mediodía y entramos temprano a comer en una de las primeras trattorías que vimos y que tenía muy buena pinta “Le Antiche Carrozze”. Sin duda todo un acierto, ya que nos dieron de comer muy bien y el precio muy asequible, disfrutando de una instalación en cuanto al tipo de edificio y decoración muy  especial. No cuento más…mejor unas imágenes del género y que lo probéis cuando podáis.

Resetea la Neurona

Nada mas comer, nos dispusimos ya a visitar con las pilas bien cargadas todo aquel lugar. Nos movemos casi a ciegas, sin planos ni indicación alguna, callejuela tras callejuela, nos va llevando instintivamente hasta los puntos mas turísticos, donde las gentes se van agolpando por momentos, para disfrutar de cada detalle en los puntos más interesantes de toda la ciudad.

Lo primero que hicimos fue buscar el río Arno, para seguirlo en su curso en busca del famoso Ponte Vecchio que lo atraviesa y poder inmortalizarnos en él, con las mismas fotos que tanto habíamos contemplado en páginas y páginas de Internet y revistas.

De pronto se nos asoma el famoso puente con sus casitas construidas encima y que es el más antiguo construido de piedra que existe en pié todavía de toda Europa. Una vez nos acercamos a él, lo recorremos de parte a parte, entre miradas a los escaparates de las tiendas de joyería, que como negocio mayoritario se extiende por  aquella calle-puente tan singular.

Resetea la Neurona

Tras ello, nos disponemos a atravesar la Galería Uffici, donde multitud de gentes se encuentran sentadas por todos los lados de la calle, disfrutando del fresco y cerrado lugar. Unas obras deslucen un poco las pocas instantáneas que decidimos sacar, pero lo disfrutamos de todos modos.

Resetea la Neurona

De allí nos marchamos a buscar la espectacularidad de su Duomo o Catedral de Santa María del Fiore. Verdaderamente es un edificio precioso, siendo además todo el conjunto de la plaza donde se encuentra la “Piazza del Duomo”  , de una fuerza tremenda, tanto que te quedas fascinado por completo cuando la ves en su totalidad y con la resta de edificios como el Baptisterio de San Giovanni, y la Torre Campanario de Giotto.

Intentas atraparlo todo en el objetivo y se te sale por todos los lados, mientras piensas… ¡Que lástima de gran angular para ocasiones como ésta!.

Resetea la Neurona

Intentamos aprovechar al máximo nuestra corta estancia en la ciudad, pero sin hacerlo demasiado pesado, sobre todo por las niñas, ya que resulta verdaderamente imposible en tan solo unas pocas horas, poder visitar cada palmo de aquel sitio.

Resetea la Neurona

Al final nos queda conformarnos con lo visto y regresar en busca del lejano coche, para retornar al camping de Pisa, dando por finalizada nuestra visita y dándole nuestro adiós en la “Piazza della Signoria” a la majestuosa “Torre de Arnolfo” del Palazzo Vecchio, con sus 94 metros de altura.

Resetea la Neurona

Resetea la Neurona

 

 

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>