Turismo en la ciudad

¿Qué tal?

Hace unos días terminé de leer “Autorretrato con radiador” de Bobin. De ahí extraje la frase que inspira el post de hoy:

“Lo que encuentro es mil veces más bello que lo que busco.”

No sé porqué, pero hasta la frase me parece bella. Ayuda a soñar. ¿No les parece?

Más allá de que vivamos en una ciudad que no sea nuestra ciudad de origen, más tarde o más temprano puede parecernos que ya la conocemos. Que no tiene nada para ofrecernos. Que es parte de la rutina. Ya no la vemos. Madrid es madrid y si no vives alli busca hoteles Madrid y visitala

Por eso hoy les propongo detenerse. “Stop”, como dice mi hija en medio de una canción que está bailando y queda como una estatua.

Detenerse no es necesariamente llegar a la condición de estatua pero sí, como decimos en Uruguay (¿y en Argentina?), “bajar un cambio” (!bajá un cambio, ¡ché!”)

Si tienen la oportunidad de desplazarse caminando en algún momento del día, los invito a mirar hacia arriba. Hasta el cielo. También podrán ver otras cosas. Ahora que empieza a florecer la ciudad, me gusta pararme debajo de los árboles en flor y mirar hacia arriba. Miro el cielo bajo un manto de encaje florido. Es hermoso.

También es curioso mirar los edificios por encima del nivel desde el que siempre los vemos. Levantar la mirada para ver los balcones. La gente que se asoma en las ventanas. Mil detallitos divertidos que podemos descubrir si caminamos un poco más despacio. Contemplar.

Cuando voy con tiempo de sobra me gusta caminar despacio. A veces lo exagero: a lo Manuelita. Esta oportunidad se me presenta, por lo general, cuando vuelvo del trabajo. Entonces, respiro hondo, observo y escucho.

Dirán que cuando uno tiene tiempo, no tiene tanto mérito. Puede ser. Por eso los desafío a detenerse cuando vayan contra reloj. ¿Cómo? Invirtiendo un instante para leer un cartel, mirar un árbol, lo que lleva puesto un transeúnte o sacar una foto, como esta que está en el post de hoy. La saqué cuando iba súper apurada (con prisas) a mi trabajo. Hacía días que quería sacarla. Pasaba y miraba el árbol raro de la flor anaranjada. Me parecía especial. Pero me decía “otro día”. Hace un par de días lo logré. A propósito, como iba súper agitada y casi corriendo dije “ahora” y saqué la foto.

Hoy los invito a ser turistas en su propia ciudad. No sólo hoy, obviamente. Hoy los invito a empezar a serlo. ¡Que descubran muchas cosas nuevas y se diviertan!

Novedades espectaculares de último momento: llueve a cántaros y ¡mi suegro me viene a buscar en coche! It´s raining cats and dogs! Cómo me gusta esta expresión.

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar and tagged , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *