Traveling mommy

Durante muchos años me pregunte, como mi madre había viajado tanto estando nosotros tan pequeños. Uno de los recuerdos que mas marcados tengo son las idas al aeropuerto junto con mi papa y mi hermano a recoger a mi mami después de alguno de sus viajes. Los que nunca he tenido muy claro es la cantidad de días que se iba, ni la cantidad de viajes que hacia. Según lo que me dice ahora, fueron muchos y de mucho tiempo.

Ella me cuenta que recién yo nacida, de quisas unos 2 máximo 3 meses me tuvo que dejar para irse por un mes a un entrenamiento de Boston y que este episodio la había marcado en su vida. Estaba en una ciudad fría, en pleno invierno, a Km de distancia de su primera hija recién nacida q quien había tenido que destetar tempranamente por sus compromisos laborales.

Ahora, casi 30 años después de ese acontecimiento, me veo por motivos de trabajo, obligada a salir del país por 6 días, dejando al pequeño Mars al cuidado de su querida abuelita, la nana y su padrino, y al fin vivo en carne propia lo que mi madre muchas veces tuvo que vivir.

La primera noche sin él no fue tan mala, pasamos una noche separados cada 15 días que se va donde su papa y las distracciones y descanso necesario que me dio la ciudad de Chile me hicieron por momentos disfrutar de esa ¨libertad aparente¨que tuve durante esos días. Pero la segunda noche cuando puse la cabeza en la almohada  y no sentí el aroma de su crema para dormir me eche a llorar.

La cosa no se fue poniendo mejor con el pasar de los días, sentía como me arañaban el corazón con cada hora que pasaba sin el. Incluso hizo que m madre aprendiera a bajar, instalar y utilizar Skype para poder ver a mi gordito. La desesperación por verlo, tocarlo, abrazarlo, olerlo fue in crescendo hasta el instante en que lo vi sentado en su silla en el auto de mi mama buscando en el aeropuerto.

Ahora, no tengo idea como debe haber sido para el que mami no regresara de el trabajo al final del día. Por 5 días Marte habrá pensado: ¨¿donde esta mi mami?¨ ¨¿me habrá dejado¨¨¿la volveré a ver alguna ves?¨, no lo se. Lo mas difícil de tener 2 años y no hablar es que no lo puedes decir. Sin embargo, Mars si estuvo triste. Lo noto su padre, lo noto mi madre, lo noto la nana e incluso lo notaron en la escuelita.

Aún cuando le he explicado que mami tiene que viajar porque su trabajo lo requiere, siento que para el tener a una traveling mommy no es algo que se encuentre en su lista de cosas favoritas. Sin embargo, el crecerá y entenderá al igual que yo con mi vieja, que era algo que tenía que hacerse en ese momento. Una oportunidad,  y sea como sea yo tuve una enorme, quedarme en la casa con el 2 años, algo que mi mami no pudo hacer ni conmigo ni con mi hermano.

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *