Paris vol I

Esta es mi primera entrada de la nueva página STOP & LIVE de este blog que he decidido crear para compartir también las experiencias más personales y el arte de disfrutar de la vida. Cuando pienso en ella, pienso en la frase de Will Smith: ”I LOVE living my life, and … I wanna share it” 

———

Una escapada a Paris siempre es mágica, irrepetible y romántica. Así es la ciudad de las luces, puedes encontrar este romanticismo con la persona que más quieres, con tu familia o simplemente contigo mismo, disfrutando de unas buenas huitres, cote de provence rose o descubriendo los mejores jardines de la ciudad.

El primer día optamos por un paseo por alrededores de la Tour Eiffel y nos dirigimos directamente al 6ºQuartier, parada de metro Saint Germain des Pres o alrededores. En búsqueda de la Rue de Buci, aconsejada por una buena amiga, nos paramos a desayunar en una de las boulangeries de esta misma calle, llena de terrazas preciosas. Un paseo de lo más recomendable por las callecitas diminutas del barrio, llenas de creperías antiguas y lugares para tomar algo. Seguimos por el boulevard de Sant Michel y fuimos a parar a los jardines de Luxembourg, dónde pasamos un ideal medio día de descanso, paseos y naturaleza. Aconsejaría alquilar unas bicicletas justo a la salida del parque para seguir recorriendo la ruta en bici, aunque nosotros nos decantamos por seguir andando por la Rue de Soufllot hasta el Pantheón, un sitio histórico que merece una vuelta por sus alrededores y una visita a la Sorbonne. De ahí subiendo, llegamos al Quartir Latin, un destino perfecto para escoger uno de los muchos bistrós que ofrece la zona. Café Le Petit Pont es un sitio turístico, situado junto al puente del mismo nombre, pero una apuesta segura por una comida francesa ligera y un cocktail para descansar y disfrutar de las vistas a la Notre Dame . Una visita obligada es la diminuta librería Shakespeare and Company, considerada una de las mejores librerías del mundo, esta situada justo al lado del restaurante, en la 37 Rue de la Bûcherie.

Tras reponer las pilas, nos espera un largo y muy aconsejable paseo por el Sena, para mi, uno de los mejores promenades del mundo. Con el tiempo caloroso del verano de Paris, disfrutamos viendo los bateaux parisiens navegando por el Sena y los mercadillos con sus artesanos. Empezando el paseo en el Quai de Montebello y tras andar unos 20 minutos paramos a contemplar la belleza de Paris en el Pont Neuf y luego en el Pont des Arts, lleno de candados de amor, una bonita tradición que se emprezó a celebrar en Roma y se ha extendido por muchas capitales europeas. Continuamos andando hasta Invalides, dónde agotados y cansados nos decantamos por coger un taxi y retomar la visita poco antes de cenar.

Paris de nuit es absolutamente otra experiencia, llena de pasión, elegancia, champagne, música y luces. Andamos un rato para contemplar la puesta de sol y las luces de la Tour Eiffel donde fácilmente te haces amigos con los asiáticos tomando fotos de la torre y los groseros vendedores del vino barato. Los franceses, en general, son más reservados que los españoles pero con respeto y una dosis de humor es fácil que te traten bien en todos los sitios. Vista la zona del parque delante de la torre y el Trocadero, es hora de desplazarse hacías sentido despalazarse hacía el Quartier Latin, lleno de vida nocturna. Fuimos hasta La Caveau de la Huchette, un lugar de jazz y copas. Luego un mojito en uno de los locales vecinos  muy fácil de encontrar (música en vivo y cantante parisina con magnífica voz subida al piano) y a cenar en la zona más arriba de  Île de la Cité, subiendo por Boulevard de Sebastapol, recorriendo las calles Rue Aubry Le Boucher, se pueden encontrar sitios de cocina thai, pizzerias elegantes, brasserias y locales con música jazz en vivo. Fontaine des Innocents fue nuestro punto de degustación de unos buen surtido de quesos franceses, vino tinto, terraza … y una cálida noche de verano en Paris …

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.