Viajar – Costa Oriental de Asturias, una guía diferente

Por Félix Maocho
11/9/2012

Hay quienes disfrutan viajando como a mi me gusta viajar, apreciamos no tanto los grandes iconos turísticos, sino la posibilidad de ver algo diferente, pero sintiendo en cierta medida, la sensación de que tu has realizado un descubrimiento. Ya sé que es una pretensión vana y que todo lo que podamos visitar, no solo se encuentra registrado en alguna guía de viaje, sino que incluso a lo largo del año es visitado por cientos de personas.

No obstante es todavía diferente ir por un sendero solitario y descubre al doblar un recodo del camino una modesta cascada de 20 metros, que seguir a las turbas por una ruta debidamente asfaltada y señalizada con grandes carteles que al final desemboca en el maravilloso Monasterio de Piedra.

Unos viajeros, afortunadamente la mayoría, prefieren lo segundo y se van hoy todos a Praga o eligen un crucero a Dubrocknik, como antes fueron a Cancún o bajaron el Nilo, y aun antes fueron a Tailandia y Camboya, mientras que otros, afortunadamente los menos, eligen rutas que no se encuentran en los folletos de las agencias, sino que tienes que en cierta manera descubrirlas por ti mismo, unas veces por que alguien te da una pista, otra veces por algo que has leído en algún sitio.

Por supuesto los objetivos de estas excursiones no es ni la Cascada del Iguazú, ni los templos selváticos de Bangkok, pero si tienes la suficiente finura de espíritu y no te dejas nublar por los tamaños grandiosos, puedas disfrutar igualmente visitando lugares que desde luego estas lejos de la importancia de los anteriores, pero que tiene a su favor, el poderlos disfrutar, en el sol siego y la calma.

Siendo, que duda cabe, un turista como otros miles, cada día me dan más “repelús”, mis congéneres los turistas y la industria turística en general y cada vez valoro más pasear a solas por una senda, o visitar una ermita en un valle, que admirar el arte de los siglos pasados con cientos de visitantes.

Para quien piense como yo le será de mucha ayuda esta guía, pues propone once recorridos, donde descubriremos los curiosos fenómenos geológicos que el mar y el agua dulce han esculpido en la caliza de los acantilados que presenta el Concejo de Llanes, una zona especialmente querida y conocida por mi, porque de ahí procede la familia de mi mujer, razón por la que he veraneado allí casi cuarenta años.

Pese a todo, he de decir que esta guía me ha enseñado lugares que no conocía y que sin dudar serán objetivo de diferentes excursiones en el futuro. No obstante, la gran mayoría de los sitios que habla, los había ya visitado, pero esta guía tiene algo que la diferencia sobre cualquier otra que yo hay tenido noticia y son las explicaciones geológicas y los esquemas que acompaña a la descripción de los lugares, sobre la cusa de su formación.

Gracias a ello tienes una nueva visión de esos lugares, no solo ves lo que hoy son, sino eres capaz de imaginar tanto como fueron hace miles de años, como hacia qué van a evolucionar lentamente en los próximos milenios.

Y es que su autora, Luna Adrados, reúne dos cualidades, ser de la zona. Yo no la conozco ni he conocido a su familia, pero cuando he hablado de ella ,todos me han dicho, “a si, es nieta de Adrados”, algo que a mi, que sigo sendo después de cuarenta años un “forastero”, no me dice nada, pero para los de aquí, es definitorio. La segunda ventaja es que es geóloga, por lo que a su experiencia juvenil como la de todos los niños de aquí, visitando cuevas y acantilados, se une una sólida formación académica, y tanto unas habilidades como otras se reflejan en la obra.

Con todo el tema no está agotado y hay aun muchos lugares por “descubrir” que Luna Adrados no ha hecho referencia en este libro y que son realmente curiosos como el inmenso fósil de concha caracol marino, (creo que se trata de un ammonite gigante), que se encuentra incrustado en el Acantilado de San Pedro, o un censo de la cuevas que no están en la costa sino algo más al interior

Ejemplos  pequeños de ammonites de unos 5 cm. de diámetro,   se encuentran en abundancia en la roca rojiza, como la que se usa para empedrar la calle, y se ven claros cuando la roca está pulimentada. Por ejemplo hay unos clarísimos en y faciles de ver en las losas de  piedra que dan entrada a l Ayuntamiento de Llanes y que están al borde de la calle.

Por supuesto que este libro sobre la Costa Oriental quedará en Llanes, en el cajón que contiene guías, planos e información turística de la zona, pues mi casas (de mi mujer más bien), es en este momento no solo mi segunda vivienda, si no además la base de excursiones para la siguiente generación y sus amigos y ellos agradecen encontrar este tipo de información sobre la zona

Félix Maocho

Ficha técnica

Título Costa oriental de Asturias. Un paisaje singular
Autor Luna Adrados González
Editorial Adrados
ISBN: 978-84-933177-6-8
Edición 2011
Lengua Castellano
Paginas 244
PVP 19 €

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>