Los viajes de trabajo.

En ciertas ocasiones tienes que viajar por obligación, responsabilidad, compromiso… pero lo que sí es seguro es que no lo haces por placer, por gusto, por deseo propio. Tan sólo vuelas y cumples tu cometido. Y sin embargo, ¿por qué no disfrutarlo? Que poco nos conocemos.

A todos nos gusta viajar, descubrir nuevas gentes, lugares, costumbres, platos, distintos anocheceres y atardeceres… nos queda tanto por vivir, tanto por aprender. Si todo eso lo tenemos claro, ¿por qué no afrontar el viaje en términos de oportunidad? Algo así como lo que comentábamos del “miedo a la hoja en blanco”: tenemos una oportunidad con la que no contábamos de hacer todo eso que nos gusta de un viaje, y además, no gastamos vacaciones y nos pagan por un día fuera de lo común en nuestra agenda.

Todo tiene más efecto, deja más huella en ti, tiene más sabor porque nada de lo que te encuentras fuera del itinerario preconcebido en tu cerebro es algo con lo que contabas de antemano. Es una oportunidad estupenda para catar algo y descubrir si merece la pena volver o si debemos agradecer que sólo sean unas horas las que pasaremos allí.

Disfrutadlo y comentad vuestra impresión.

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>