Ometepe y Cascada de San Ramón

De pasar unos días maravillosos y recorriendo Diriomo y los alrededores nuestro siguiente destino era la Isla de Ometepe, Yasser  nos llevo en su carro hasta Rivas  el pueblo donde abordaríamos el lanchón  aproximadamente unos 45 minutos de Diriomo.  Al nomas llegar   nos subimos al  lanchón de madera que estaba a punto de salir, también hay ferry pero no estaba en ese momento. Después de partir empezamos a navegar  por el  Lago de Nicaragua, este  lago que es el mas grande de Centroamérica con una extención de 8624 km² y a la vez el único lago en el mundo que alberga tiburones.

Después de unos minutos empece a sentir un poco de miedo cuando  empezaba a entrar  agua al lanchón y también  empece a sentirme  un poco mareada por el oleaje. Las demás personas locales iban más tranquilas,  pienso que para ellos ya  es normal viajar así.

En el lanchón


La isla de Ometepe  es una isla volcánica   cuenta con dos volcán Concepción (1610 metros de altura) y el Volcán de Maderas (1394 metros de altura) . una población de 35000 habitantes había sido desde hace mucho tiempo para mi de gran curiosidad y al fin estaba llegando a ella y con ese volcán al fondo. Entre mis miedos a que la lancha se hundiera y mis mareos  pensaba: “ este volcán me ve llegar  a esa isla y que hermoso se ve”.

Nos quedamos en Moyogalpa el lugar donde llego el lanchón y es el pueblo mas grande de la isla. Después de llegar instalarnos y recorrer un poquito el lugar  contratamos un tour a las cascada de san Ramón con Luis un chico que nos abordo desde el momento que pisamos la isla.  Quedamos que al otro día a las 7 de la mañana partiríamos  en moto… sí  tendríamos una moto para cada uno.

Al día siguiente  nos dirigimos hacia la catarata, el camino duro mas  o menos  una hora. Todo los pueblitos que encontrábamos en el camino eran diferentes a Moyogalpa, podía ver lindos paisajes, atravesar la playa Santo Domingo con la moto, los volcanes al fondo era una experiencia  muy bonita.

Como no habíamos desayunado  ni nuestros guías tampoco  Luis  dijo que pararíamos en un restaurante un poco antes de llegar para tener un poco de energía para lo que nos esperaba. Comimos un rico desayuno típico nicaragüense gallo,  huevo y plátanos muy bueno “para  tener suficientes energías para subir a la cascada de San Ramón” dijo.

Llegamos a la  entrada y   después de pagar continuamos en la moto hasta que  llegamos a un punto en que las motos se tenían que quedar y seguir nosotros   a  pie,  Luis siguió con nosotros  durante el ascenso mientras los  otros dos chicos cuidaban las motos .

La cascada San Ramon se encuentra en las faldas del volcán de Madera  en el otro extremo de la isla, para llegar teníamos que caminar entre la  abundante vegetación   en las laderas del volcán.  La subida era tan calurosa y con mucho esfuerzo pero valía la pena  y finalmente estábamos ahí,  debajo de esta  cascada de   56 metros.  Se puede apreciar su   agua cristalina que cae y que invita  a darse un baño para refrescarse un poco después del duro  ascenso.

Cascada San Ramón

Al regreso de la cascada pasamos  a la playa de Chico Largo  donde descansamos un poco y también nadamos en el lago de Nicaragua.

Luis tomando agua que bajaba del volcán