Sesión de Soltera # 8 La segunda cita

Quienes han estado en la Riviera Maya podrían pensar que es uno de los lugares más románticos para disfrutar con la pareja.

O no.

Otros coincidirán conmigo en elegirlo como uno de los mejores lugares para estar soltero y divertirse sin culpas.

Después de escuchar muchas historias de este lugar, debo admitir que lo que me convenció para ir fue el bronceado perfecto y las historias de una amiga, quien había superado el término de una relación amorosa de más de 3 años después de que fuese con una amiga con la idea de pasarla bien.

Yo no estaba buscando superar nada pero una buena dosis de diversión y relajo me hacía falta.

Desde el avión se veían puras cosas “buenas”, estaba viajando con la selección de fútbol playa de Brasil  y a mi lado iba el capitán del equipo, uno de los garotos más ricos que he visto en mi vida y eso que he visto varios (gracias a 2 viajes a Brasil).

“Falamos” casi todo el trayecto de México DF – Cancún, pero al ver su anillo de casado sólo pensé que esto recién empezaba.

Coco BongoMe moría por conocer la vida nocturna, así que fui a un club muy famoso de Playa del Carmen, al principio me sentía un poco perdida, pero ya les he contado que tengo facilidad de hacer amistades y sin mucho esfuerzo estaba compartiendo con un grupo de solteros y solteras.

Los tequilas iban y venían, tuve el valor de bailar en la barra con otras chicas, definitivamente era una de las mejores fiestas a las que había ido, pero quería seguir conociendo gente así que decidí aparte del grupo.

Decisión correcta porque en ese momento pude hacer “click” con un chico muy alto, 1.93 exactamente, de cuerpo atlético, sexy, muy sexy. En serio, no era efecto del alcohol, me encantó.

Era momento de hablar inglés y conocerlo, no recuerdo porque me habló pero grande fue mi sorpresa porque hablaba español, era del País Vasco, y hay algo que me pasa con ese acento español porque lo encuentro muy sensual.

Bueno, ¿Ya les había contado sobre el problema de la mayoría de europeos no?

No son de bailar, pero por él podía ignorarlo, igual estábamos divirtiéndonos, tanto que esperamos que cerrarán ese local para “seguirla” en otro club. Mientras conversábamos hicimos una apuesta de que ganaba al que lo trataban de besar primero,  a mí se me acercó un italiano así que ya había ganado, pero en un arranque coqueto decidí besar al vasco y reírme.

Fue una gran primera noche, pero por una regla que tengo a pesar que de pudimos haberla pasado mucho mejor (me entienden no?), me despedí con un beso.

El viaje recién empezaba, así que mi lado romántico decidió que si teníamos una segunda “cita”, podía aventurarme a algo más.

La siguiente noche fuimos por unos tragos a otro club, estábamos tonteando como si fuésemos grandes amigos, hasta que una chica se acerco a hablarle, por varios minutos. No quería esperar, le dije que me iba y que hablábamos después.

Claramente, no nos vimos más pero hasta ahora mantenemos contacto y en una de nuestras “charlas” por skype, admitimos que los dos queríamos que pasara algo más, pero el no se atrevió en decirlo y yo tampoco porque seguía fervientemente mi regla.

No sé si fue bueno o malo, pero quedé con la duda de “probarlo” y creo que si me vuelve a gustar tanto un chico, al diablo con la regla de la segunda cita.

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.