Corea del Sur, Gyeongju

En mi anterior artículo comenté mi experiencia en Seúl, esta semana me gustaría hablarles de Gyeongju, una ciudad milenaria y sede de grandes imperios, pero si hay que destacar uno, sería el imperio de Silla.

1

Mi viaje a esta mística ciudad empezó el viernes donde cogí un tren con tres amigas hacia Gyeongju. Una vez que el tren llegó, pedimos un taxi para ir a un apartahotel. Dejamos el equipaje y fuimos a un típico restaurante a comer algo. Durante la comida sugirieron alquilar un taxi para el resto del día, pensé que sería sumamente caro hacer eso, pero me dijeron que saldría por unos 15 euros por personas, me quedé asombrado de lo barato que salía. Lo hicimos y el taxista espero a que terminásemos de comer.

Tras comer nos dirigimos a un templo budista, Bulguska, situado en una montaña, a unos 25 Km del restaurante.

2 3

Tras visitar el templo, volvimos a coger el taxi, y nos llevó a la cima de la montaña donde se encontraba una escultura de Buda insertada en la roca, pero a la cual no estaba permitido fotografiar. Retomamos nuestra ruta, y nos montamos en el taxi en dirección a la costa, a unos 50 Km de donde estábamos. En la costa visitamos una curiosa formación similar a la Calzada del Gigante, de Irlanda. También vimos la tumba de un emperador en unas rocas dentro del mar.

4 5

Al día siguiente cogimos otro taxi para visitar el museo nacional, al cual dedicamos toda la mañana, visitando sus numerosas colecciones y aprendiendo todo sobre los imperios que reinaron en la ciudad, especialmente el de Silla.
Por la tarde visitamos las tumbas de los emperadores, las cuales eran enterramientos subterráneos de manera que desde fuera eran montañas, solo en una se podía visitar el interior, donde se observa que seguían las costumbres de los egipcios al ser enterrados con sus bienes e inclusos sus esclavos.

6 7

Esa misma tarde probé los pasteles típicos de esta zona, los cuales estaban rellenos de una pasta de judías rojas. Puesto que el palacio que íbamos a visitar luego, lo teníamos que hacer de noche, hicimos tiempo probando la comida típica…

8 9

Por la noche visitamos uno de los más imponentes palacios reales de la época, del cual ya solo quedan apenas 3 edificios, y muestra la majestuosidad del imperio de Silla.

10 11

Después de un día duro regresamos a dormir, para al día siguiente coger el tren de vuelta a Seúl.

En el próximo articulo terminare mi viaje hablando de mi última excursión a la zona desmilitarizada entre Corea del Sur y Corea del Norte.

 Jorge López Durán (@jorgelopezduran).

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.