Una noche mágica, la noche de San Juan

Bien es sabido que las noches de verano tienen algo especial, ya lo demostró Shakespeare.

 

En el mes de Junio que recientemente hemos estrenado, apreciamos que los días se alargan para regalarnos horas de luz; y las noches, aunque más cortas, no son menos intensas, sino todo lo contrario.

 

Pero hay una noche en concreto que tiene un punto de misterio y magia, la noche de San Juan, la más corta del año. Aunque surgió como una fiesta pagana para celebrar el solsticio de verano (alrededor del 21 de Junio), la festividad oficial se instala la noche del 23 al 24, víspera del día de San Juan Bautista.

 

 

En España se celebra en la zona de Levante y Galicia, sin embargo son muchas las zonas, sobretodo de costa, que se unen a esta conmemoración de la entrada del verano.

 

Hay numerosos ritos que se ponen en práctica durante la noche de San Juan, la mayoría cuentan con el fuego como protagonista indispensable de la fiesta.

El rito más común es reunirse en torno a una hoguera sobre la que algunos saltan. Dicen que hay que escribir en un trozo de papel tres cosas negativas que quieres que desaparezcan de tu vida y tres deseos por cumplir. Después quémalo, y salta sobre el fuego. Quizá tengas suerte y si crees en la magia, todo salga según lo previsto.

 

También es costumbre quemar directamente cosas viejas o que nos traigan malos recuerdos, a modo de purificación, dejar salir lo malo de nuestras vidas para renovarla con buenos propósitos. Cualquier día es bueno para volver a empezar de nuevo, pero parece que la noche de San Juan es perfecta para ello.

 

Otras creencias populares dicen que si te colocas bajo una higuera durante esa noche con una guitarra en las manos, aprenderás a tocarla. Es también una noche propicia para el amor: antiguamente las jóvenes casaderas recorrían los pueblos a media noche creyendo que así conseguirían al hombre deseado. También se cuenta que si una pareja salta la hoguera juntos estará unida para siempre.

 

El agua es la segunda protagonista de la noche. Dicen que esa noche las aguas de manantiales y arroyos están bendecidas, quién las beba o se bañe en ellas se mantendrá sano, joven y hermoso. También es costumbre bañarse en el mar a partir de media noche, pero si quieres que tus deseos se cumplan, deberás meterte en el agua caminando de espaldas al mar.

Clara Gómez Lucena (@claragolu)

 

 

 

 

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *