De rutas gastronómicas por España (I)

España es un país que destaca por muchos motivos, no en vano, año tras año se sitúa como uno de los destinos turísticos preferidos en todo el mundo. Desde una rica historia, pasando por legados culturales de incalculable valor, hasta un clima y unos paisajes de ensueño, nuestro país cuenta con todas las infraestructuras necesarias para aportar al turista o viajero todo lo que necesite. Sin embargo, si hay algo infravalorado dentro de la cultura española para el visitante extranjero es sin duda nuestra gastronomía. Este elemento, uno de los valores más destacados de nuestra cultura, pasa desapercibido para ellos fuera de los típicos clichés de la tortilla y la paella, que tragan casi sin paladear en sitios que preparan raciones de dudosa calidad por cientos.

Por suerte, el viajero español, o el viajero informado por lo general, conoce de la profunda y rica variedad existente en todos los rincones de nuestro territorio, valorando su calidad y planificando en muchos casos diferentes salidas o excursiones únicamente para disfrutar de la gastronomía de ciertas zonas del país.

Solo existe un nexo de unión entre la comida del Norte y del Sur, del Este y del Oeste, y este no es otro que la calidad. Por lo demás, cada zona de España cuenta con unas particularidades gastronómicas que las hacen únicas con respecto al resto. Es por esto por lo que organizar salidas para disfrutar de estos alimentos inconfundibles de cada región es un plan cada vez más de moda entre los españoles.

A la hora de elegir el destino de una ruta gastronómica lo primero que se debe tener en cuenta es el tiempo del que se dispone. Nunca será lo mismo organizar una escapada de un fin de semana que una de 10 días, por lo que poder elegir un destino que se adapte al tiempo del que disponemos es fundamental. Para ello debemos tener en cuenta tanto la distancia que separa nuestro destino del lugar en el que nos encontramos como la amplitud de la zona que queremos visitar.

Si bien la primera condición a valorar debería ser el valor gastronómico de la zona, entendemos que a veces hay que ser realista y comenzar a cogerle el gusto a las salidas gastronómicas poco a poco desde los lugares más cercanos. Una vez se disfruta la primera salida, ampliar nuestras miras y escoger destinos más ambiciosos termina por ser una obligación.

Es muy importante considerar las salidas gastronómicas no solo como un viaje para comer, sino como una oportunidad para empaparse de la cultura de la zona a través de la comida, aprovechando la salida para conocer tanto la naturaleza como las costumbres y tradiciones de la zona, lo que nos llevará a aprovechar plenamente nuestro viaje.

Es una buena opción para los amantes de la comida aprovechar para visitar el lugar del cual proviene la materia prima, los alimentos. Realizar un viaje por La Rioja conociendo los miles de viñedos y bodegas que preparan su vino conocido en todo el mundo debería ser una experiencia obligatoria, ya que aparte de disfrutar de un bello entorno, nos aporta conocimientos sobre algo que nos encanta, lo cual es de incalculable valor. Lo mismo se puede decir sobre contemplar el trabajo de las famosas percebeiras gallegas o visitar las subastas de la lonja de cualquier ciudad pesquera, serán experiencias inolvidables que completarán nuestro viaje.

Puede resultar muy útil informarse con anterioridad de las diferentes ferias gastronómicas o fiestas patronales que pueda haber en el lugar que visitamos, ya que en estas ocasiones la oferta se amplía y podemos disfrutar de una gran cantidad de los productos más típicos de cada zona concentrados en un solo sitio y a los mejores precios.

Una vez llegados a nuestro destino, resulta muy útil tener planificados diferentes lugares en los que comer, pero parte del encanto de las salidas gastronómicas se encuentra en la posibilidad de descubrir pequeñas joyas escondidas, lugares que, pese a no aparecer en las guías, no tienen nada que envidiar a aquellos más conocidos. Para poder acceder a estos, nada mejor que preguntar a la población local que, además de estar mucho mejor informada, estará encantada de poder presumir del sitio donde mejor se come de la región.

Aunque cada zona disfruta generalmente de una gran variedad de productos, existen rutas ya establecidas que se centran en el disfrute de aquellos elementos más destacados de la gastronomía local, ya sean mariscos, carnes, licores o dulces, la intención es encontrar y compartir los mejores sitios donde poder degustarlos y conservar así este fantástico elemento de la cultura española. De estas rutas en particular os seguiremos hablando en las próximas entradas.

Tapas

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.