CÁCERES: EL TESORO ESCONDIDO DE ESPAÑA

caceres

¿Cuántas veces has oído hablar de Cáceres? ¿Conoces la ciudad? Si es así, ¿la recomendarías? Si no, ¿qué opinión tienes de ella? En cualquier caso… ¿Qué podrías decir al respecto?

Hace poco recibí a una couchsurfer granadina que estaba de paso por mi ciudad y coincidió con el Mercado Medieval que se celebra cada año. Al preguntarle si había estado en Cáceres anteriormente, me sorprendió que lo que me contestó: que no solo no conocía Cáceres, sino que no sabría decir mucho sobre Extremadura, en general. Esto me causó un gran impacto porque, si bien es cierto que una mala opinión es agria, la ausencia de reputación también es bastante desalentadora. Cuando hubo terminado su visita guiada por la Parte Antigua, nos reencontramos y cenamos en uno de los puestos del Mercado. Muy sorprendida, me dijo que le había gustado muchísimo lo que había visto. “Me llevo una impresión buenísima”, “me ha encantado, de verdad”, me confesó. Esto me llenó de orgullo pero me entristeció pensar que, de no ser por el motivo estrictamente académico que la había llevado hasta allí, probablemente no le habría dado ninguna oportunidad. Y no la culpo. Porque, si tenemos unos días de vacaciones, ¿dónde preferimos ir?

Está bien, no tenemos todo el tiempo del mundo como para ir al Caribe pero, ¿qué tal París? Bueno, vale, con la economía así mejor nos quedamos en España. Pero eso sí, ya que salimos, que el destino esté de moda o suene guay porque Cáceres… Sí, nos lo han recomendado algunas veces pero suena un poco cutre, ¿no?

Y mi pregunta es: ¿por qué nos parece tan cutre el turismo de interior y nos hace relegar al olvido tesoros inigualables como los que nos ofrece Extremadura?

¿Por qué tenemos tantos complejos los españoles?

Últimamente le doy muchas vueltas a esta cuestión porque me escuece ver que mi tierra no es promocionada por quienes se deberían encargar de ello y siento una gran responsabilidad. Por eso, quizás, me he decidido a abrir este blog, porque creo que Cáceres es una ciudad que merece ser mimada.

Hablando de esto y del resentimiento que me desmoraliza, mi buen amigo y compañero sevillano, Pedro, me regaló uno de los piropos más bonitos y sinceros que puedo recibir: “Pues a mí, Cáceres me encanta. Es más, me siento súper cómodo aquí”. Y sé que no fue un cumplido porque conozco más críticas; algunas son bastante injustas, aunque siempre respetables. Por eso, le contesté, me entristece que no haya más gente que comparta su sensación de bienestar. La agradable charla que mantuvimos se terminó con la frase que me dedicó y que da título a esta entrada.

Y, digo yo y dirás tú: mucho hablar, mucho hablar… Pero seguimos como al principio, sin saber qué tiene Cáceres de especial para merecer tanta atención.

¿Te apetece, entonces, descubrir el tesoro escondido de los españoles?

Pues es muy sencillo: tan solo tienes que picar en el botón de “seguir por email” (abajo a la derecha) para poder recibir una notificación cada vez que publique una nueva entrada. No olvides, además, hacerme saber si una entrada te ha gustado o no, y qué opinas al respecto. Toda crítica -respetuosa y sincera- siempre será agradecida en esta casa.

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.