Cómo empacar la maleta ideal para un viaje de trabajo

Los viajes de trabajo suelen ser días cargados de reuniones, comidas y largas horas en las cuales tienes que usar ropa formal que no siempre es la más fácil de empacar.

Por eso, a continuación te damos algunos consejos para que le saques provecho al probable poco equipaje de tu próximo viaje y no tengas que usar la misma ropa todos los días.

1.- Planifica e investiga

Este puede parecer un consejo obvio, pero siempre deberíamos revisar el clima del destino a donde vamos a viajar para llevar ropa acorde a la temporada.

Pero también sirve armar un itinerario de las reuniones, almuerzos y cenas, y con quienes van a ser estos, para así planear combinaciones de prendas que sean versátiles y acordes a cada ocasión.

Teniendo esto claro, podremos planear de manera eficiente cuánta ropa llevar y no nos arriesgaremos a que nos vean con el mismo atuendo muchos días seguidos.

2.- Siempre llevemos los básicos

Y por los básicos nos referimos a las prendas fácilmente combinables con el resto de colores.

La ropa azul marino, como ternos, sastres o casacas, van bien con casi cualquier color de blusa o camisa. Lo mismo aplica para pantalones de vestir o sacos sport.

En el caso de los zapatos, unos negros con pasadores para hombres, o algunos tacos medianos para las mujeres, son prendas muy fáciles de combinar con casi cualquier atuendo.

Eso sí, hay que tener cuidado de llevar ropa de lino o de seda, que se arrugan fácilmente en la maleta. Si vas a empacar mucha ropa doblada, a veces vale invertir en marcas un poco más caras, ya que suelen tener tejidos más flexibles que se arrugan menos.

3.- ¿Qué va primero y qué va después?

Para maximizar el espacio y el cuidado de la ropa en tu maleta, hay que seguir un orden.

Después de saber qué ropa llevaremos, primero empacamos los zapatos, preferiblemente dentro de una bolsa para que las suelas no ensucien el resto de cosas. Dentro de ellos puedes poner gemelos, collares, relojes o joyería.

Luego hay que empacar la ropa que menos arruga sufre, como los pantalones. Para ello no hay que enrollarlos ya que pueden cuartearse, sino es mejor tratar de ponerlos lo más estirados posible.

Al final y sobre todas las cosas empacamos las camisas y las blusas, que son las prendas que se arrugan más fácilmente.

Un truco para empacarlas es ponerlas con el pecho hacia abajo sobre una cama y doblar las mangas hacia atrás, de manera que tienes un rectángulo de camisa o blusa.

Luego se le da la vuelta y se le pone sobre la maleta. El espacio que sobre hacia los lados no se dobla, sino que se introduce entre el resto de equipaje y la maleta, con el fin de tratar de reducir las arrugas.

Pero si en el hotel te das cuenta que igual se arrugaron, un truco fácil es colgarlas de un gancho en el baño, cerrar puertas y ventanas y abrir el agua caliente. El vapor ayudará a alisarlas fácilmente.

Vale la pena resaltar que si hay que llevar un terno o un sastre, o ropa que sea altamente arrugable y que es necesario se mantenga en buen estado, un porta trajes es la opción correcta.

Cuéntanos qué te parecen estos tips. Recuerda que en Linea siempre nos preocupamos por que tu equipaje llegue en el mejor estado a tu destino, para que tus viajes de trabajo sean un éxito.

This entry was posted in ofertas para viajar, viajar. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>