De viaje por La Toscana con amigos

Viajar con amigos siempre es un planazo. Y si en el destino te espera un alojamiento precioso, buen vino, buena comida, y unos pueblos y ciudades tan bonitos que dejan a uno sin palabras, las probabilidades que el viaje sea un éxito se multiplican por mil. Pues eso mismo es La Toscana: colinas, valles, viñedos, arquitectura, cultura, historia y gastronomía.

san-gimignano-andana-dos-3


FICHA DE VIAJE

La Toscana (Italia)

Semana Santa, 2018

Viaje de 4 días (del 29 de marzo al 2 de abril)

Vuelo Girona – Pisa (Ryanair)

Alojamiento para 5 personas en casa rural en San Casciano in Val di Pesa. Alquilado a través de Airbnb.


¿Como era nuestro alojamiento en La Toscana?

Era una casa rural en medio del campo, en San Casciano in Val di Pesa. La casita era un antiguo granero restaurado (ubicado justo al lado de la casa principal, habitada por los propietarios). Un sitio precioso rodeado de naturaleza. Sus anfitriones fueron encantadores. Nos dejaron algunos productos gastronómicos de bienvenida: un vino de producción propia, embutido de La Toscana, y una “Colomba” (producto típico de Semana Santa parecido al panettone). Fue todo un detalle! Os recomendamos este sitio para ir sobretodo cuando haga buen tiempo y calor, se disfruta más, seguro. A pesar de tener calefacción, puede ser una casa un poco fría. Así que es una casa para disfrutarla durante el verano, sin duda.  

¿Qué hay del tiempo?

Pues la verdad, a finales de marzo hacía frescor. El jersey y la chaqueta de entretiempo no nos sobraban. Tuvimos de todo. Sol, lluvia, viento y también calma, típico de un tiempo primaveral. Es importante chequear la meteorología antes de realizar cualquier viaje.

¿Cómo nos desplazamos por La Toscana?

Alquilamos un coche en el aeropuerto de Pisa para poder movernos con tranquilidad y a nuestro aire por La Toscana durante los 4 días. Es la mejor opción para visitar cualquier rincón del territorio. Al coche le llamábamos la “barca”, por sus dimensiones. Para amenizar los trayectos y disfrutar de los días al modo italiano, antes del viaje nos preparamos una lista musical de Spotify con los mejores éxitos italianos de todos los tiempos! Nuestros himnos: L’Italiano, de Toto Cutugno; Azzurro; y Va pensiero, de Al Bano ;)   

 

NUESTRO TOUR

DÍA 1

Pisa

Llegamos al mediodía al aeropuerto de Pisa, así que decidimos aprovechar la tarde para visitar la ciudad de Pisa y sus monumentos antes de ir hacia nuestro alojamiento (en San Casciano in Val di Pesa, a una hora aproximadamente en coche desde Pisa). En Pisa, aparcamos el coche en una zona fuera del centro (zona azul Parking Lungarno Guadalongo). Desde allí, fuimos dando un paseo hacia el centro de la ciudad.

pisa-andana-dos-1

Después de comer, fuimos directos hacia el conjunto de monumentos más famosos de la ciudad, que se encuentran en la Piazza dei Miracoli. Son la mítica Torre de Pisa, el Duomo (la Catedral) y el Baptisterio. La Torre de Pisa me sorprendió. La he visto miles de veces en fotos, pero cuando estás delante de ella es otra historia. Es hipnótica, de una gran belleza. Y te preguntas sobre su inclinación y su firme resistencia al paso de los años. ¿Cómo lo ha conseguido?     

De camino al coche pasamos por un iglesia gótica construida a la orilla del río Arno. Es la Iglesia de Santa Maria della Spina (1230). Su belleza exterior (mármol blanco) y su ubicación (tocando al río) la hacen especial y única.   

pisa-andana-dos-2

DÍA 2

Siena

La Piazza del Campo de Siena es asombrosa. Qué belleza! Qué singularidad!

La Piazza del Campo está presidida por la torre de Mangia y el Palacio Público, y está delimitada al otro lado por varios edificios históricos. La plaza se caracteriza por su forma semicircular, por la distribución y orientación del suelo, y por su tonalidad rojiza. El suelo tiene una leve pendiente, con ladrillos rojos perfectamente dispuestos en forma de espiga. En verano, en Piazza del Campo se celebra la histórica Fiesta del Palio (carrera de caballos).

siena-andana-dos-2

siena-andana-dos-1

Después, y no menos impactante, la visita al gran Duomo. Qué grandiosidad! Tanto su interior como su exterior son espectaculares, con un perfecto equilibrio entre el mármol blanco y el oscuro. Para nada se parece a las iglesias o catedrales que tenemos aquí en nuestro país.  

siena-andana-dos-3

Por la tarde tomamos un café del bueno en la histórica Cafetería Fiorella Guerriero e Tangredi. 5 cafés, 5 euros. Eso sí, hay que tomárselo de pie, en la barra. No hay sillas ni mesas, pero no importa. El sitio es auténtico, y el café bien hecho. También nos compramos un helado en Grom. Como curiosidad, veréis que más de una heladería (sobretodo en los sitios más turísticos) ostenta el título de ser la megliore gellateria del mondo! Sea la mejor o no, los helados italianos no tienen rival.

 

Pienza

Próxima parada, visita rápida a Pienza. El interés de este pueblo pasa, por un lado, por la vía central que cruza el pueblo, el Corso Piccolini, y por otro lado, la catedral de Santa Maria Assunta, el Palazzo Pubblico y el Palazzo Piccolomini. El Papa Pío II nació en Pienza, y de hecho, fue él quien mandó construir las obras más emblemáticas que identifican el pueblo. Para conocer más su historia: https://www.turismotoscana.es/ciudades-de-toscana/pienza

 

Montepulciano

Después de Pienza nos dirigimos a Montepulciano. Era ya por la tarde – noche. El pueblo parecía precioso, pero empezó a llover demasiado para acabar de visitarlo. Así que decidimos tomar algo en un bar. Entramos por casualidad al Antico Caffé Poliziano (fundado en 1868). Qué sorpresa más grata! Era un antiguo salón del té y cafetería, estilo Art Nouveau, con unas vistas preciosas (tiene una terraza exterior que si hace buen tiempo seguro que es una maravilla). Probablemente este Caffé vivió momentos gloriosos, con visitas de personajes ilustres y famosos (en su web mencionan algunos). Entras y el tiempo no ha pasado para este lugar. Un espacio con sillones de tonos rojos, muebles antiguos de madera oscura, y sus camareros vestidos de traje. Estuvimos allí un buen rato, viendo algo de la puesta de sol (entre las nubes), tomando café y saboreando unas ricas pastas de té. //  https://www.caffepoliziano.it/

 

DÍA 3

San Gimignano

San Gimignano, reconocido como uno de los pueblos más bellos de La Toscana. Es un pueblo medieval amurallado, situado en una colina, y que se identifica claramente por su conjunto de altas torres. Actualmente se conservan 14 torres, aunque originalmente eran 72.

san-gimignano-andana-dos-1

El visitante entra al recinto medieval por la puerta de San Giovanni. Después de pasear por la preciosa Via San Giovanni, se llega a la Piazza della Cisterna, que alberga algunos de los edificios más emblemáticos, y la antigua cisterna de agua. Justo después está la Piazza del Duomo, parada obligatoria también. Siguiendo por la Via San Matteo, se llega al otro extremo del pueblo medieval, donde se encuentra la puerta de San Matteo y la Piazza Sant’Agostino. Nosotros terminamos la visita dando un paseo por el exterior de la muralla, y después fuimos al mirador que se encuentra cerca de la Piazza della Cisterna. Desde allí hay unas vistas espectaculares a los campos de la Toscana.  

san-gimignano-andana-dos-2

Me gustó ver lo bien que se conservan las edificaciones de piedra de origen medieval, y como sus vecinos han conseguido recuperar y poner en valor todos los espacios.

Por suerte decidimos que San Gimignano sería la primera visita turística del día. Hicimos bien, porque el pueblo es pequeño, y la zona de aparcamiento enseguida se llena.

 

Monteriggioni

Al igual que San Gimignano, nos situamos de nuevo en época medieval. Monteriggioni es un pueblecito medieval amurallado situado también en lo alto de un colina. Esta fortificación, que mantiene bastante bien conservados sus muros y torres, no tiene más de dos calles y una plaza. Si pagas una entrada (coste muy simbólico y asumible), puedes subir y recorrer una parte de la muralla a través de una estructura metálica adaptada, y disfrutar de las vistas y del bello paisaje. Con la entrada, también se puede entrar al Museo delle Armature. Es un museo pequeño pero muy entretenido, ya que te puedes “disfrazar” con algunos elementos de atrezzo medievales.

Antes de visitar Monteriggioni comimos en Il Ceppo. Se encuentra cerca del pueblo, a pie de carretera. Buena relación calidad – precio. Fue todo un acierto. Detectamos enseguida que estábamos en el sitio adecuado porque el comedor estaba lleno de clientes locales italianos. Así que buena señal si van los italianos. Es un buen sitio donde probar pasta con cinghiale (jabalí). Un sitio donde hay que ir con hambre, porque se come muchísimo.

 

Badia di Passignano

Descubrimos por casualidad la fotogénica Badia di Passignano, un conjunto monástico situado entre campos de olivos y viñedos. No visitamos la abadía porque ya era tarde (aunque seguro que merece la pena); así que fuimos a la terraza exterior de un pequeño bar / tienda de productos locales próximo a la abadía, para tomar una copa de vino con vistas a un viñedo (el bar se llama Bar Divino). Pudimos disfrutar de la puesta de sol, y ya que estábamos aprovechamos para cenar un bocadillo “top” en este mismo sitio. Para los amantes de la trufa, este es un lugar ideal para probarla en sus bocadillos o bien para comprar alguno de sus productos como recuerdo gastronómico de La Toscana.

badia-passignano-andana-dos

DÍA 4

Florencia

Fuimos el domingo de Semana Santa a visitar Florencia. Os podéis imaginar la multitud de turistas (y no-turistas) que había en la ciudad! Pero sí, éramos muy conscientes de ello antes de ir, así que esperábamos las típicas aglomeraciones en las zonas más atractivas de la ciudad.

Decidimos ir el domingo santo porque queríamos conocer la ceremonia tradicional del Scoppio del Carro (“explosión del carro”, o también lo encontraréis como Carro de fuego), que se celebra por la mañana en la Piazza del Duomo, en el pequeño espacio que hay entre la catedral y el baptisterio. La celebración data de inicios del siglo XII.

Más información sobre la Fiesta: http://www.florencia.es/fiestas-y-tradiciones/fiestas-florentinas/scoppio-del-carro.htm

scoppio-fuoco-florencia-andana-dos

Si solo podéis dedicar un día a visitar la ciudad de Florencia (aunque lo ideal serían 2), y vais a buen ritmo, os dejo aquí anotados los puntos de interés turístico. Eso sí, pasear por Florencia ya es en sí mismo una experiencia fantástica.

  • La Cattedrale di Santa Maria del Fiore, el Battistero di San Giovanni y el Campanile di Giotto. Para ver el conjunto de monumentos hay que ir a la Piazza del Duomo.

duomo-florencia-andana-dos

  • Palazzo Vecchio, en la Piazza della Signoria, y muy cerca de la Galleria degli Uffizi.
  • Galleria degli Uffizi. No pudimos visitarlo por la gran aglomeración de gente. Se sumaban dos factores: domingo santo, con una ciudad abarrotada, y que el primer domingo de cada mes la entrada es gratuita. Os podéis imaginar la larga cola. Así que decidimos priorizar acabar de visitar la ciudad. Visitaremos la Galleria en una próxima ocasión.
  • Ponte Vecchio. Hay que admirar su belleza desde fuera, pero también cruzando por el puente, donde se encuentran los mini-locales con caras joyerías.

ponte-vecchio-florencia-andana-dos

  • Chiesa di Santo Spirito. Fue la última obra maestra de Brunelleschi. Su fachada es muy sencilla, sin elementos decorativos.
  • Palazzo Pitti. No teníamos tiempo para visitarlo. Un buen sitio donde sentarse un momento a descansar de camino a Piazzale Michelangelo.
  • Paseo hasta el Mirador de Piazzale Michelangelo, subiendo por las escaleras del Monte alle Croci (punto de inicio en plaza Ferrucci Florence). Desde Piazzale Michelangelo tendréis las mejores vistas de la ciudad!

vistes-florencia-andana-dos

  • Galleria dell’Accademia. Su gran reclamo es el David de Michelangelo.
  • Iglesia de Santa Croce (aunque no pudimos ir por falta de tiempo); e iglesia de Santa Maria Novella (por aquí si pasamos antes de irnos de la ciudad).  

En Florencia comimos en Gusta Pizza (en Via Maggio, cerca de Piazza Santo Spirito).

Aparcamos el coche en la Piazza della Stazione (zona azul). No pagamos mucho dinero por dejar el coche todo el día allí, y era bastante cerca del centro.

Florencia y el síndrome de Stendhal (o el mal del viajero)

Enfermar por exceso de belleza. El síndrome es consecuencia de la acumulación de emociones, sensaciones y síntomas físicos (mareos, vértigos…) que experimenta una persona ante la presencia continua de monumentos y obras de arte de gran y absoluta belleza en un período corto de tiempo y concentradas en un mismo espacio.   

El nombre del síndrome tiene su origen en la historia del autor francés del siglo XIX, Henri-Marie Beyle, su seudónimo Stendhal; quien describió esta manifestación extraordinaria que experimentó en su visita a Florencia en 1817. Narró su vivencia en Nápoles y Florencia: Un viaje de Milán a Reggio.

 

Imprescindibles gastronómicos durante el viaje por La Toscana

  • Comer buena pizza italiana (en Siena o Florencia)
  • Comer un plato de “pici”. Son como unos espaguetis típicos de la zona, un poco más gruesos. una opción serían los pici all’aglione (con ajo).
  • Comer pasta pappardelle con cinghiale (jabalí)
  • Probar sus embutidos, son muy ricos
  • Probar la trufa en algún plato
  • Comer un buen helado
  • Comer una ensalada con burrata
  • Tomar un buen café italiano (un café sólo o un cortado, en italiano sería un macchiato)
  • Probar algún vino de la zona (por ejemplo, del Valle de Chianti)
  • Comer cantuccini (son como carquinyolis)
  • Y si vais en Semana Santa, comer “Colomba” (es tipo panettone navideño).  

 

*fotos con iphone 6s plus