Hay ciudades que no tienen tu nombre

Y para llegar a ellas, hay que esperar una invitación. Casi pierdo mi vida en San José. En menos de