Los canarios salvan el puente turístico