Por la devaluación, aumentó la cantidad de turistas brasileños y chilenos en el país