Marsella, entre la lluvia