EMPECEMOS POR DETECTAR EL MIEDO