Una ruta turística atípica: visitar un templo en el interior de Castilla en honor a un vikingo