Buenos augurios para el turismo Donald Trump, cada vez más duro