TURISMO RELIGIOSO, ALGO MÁS QUE VIAJAR