Thomas Cook, la empresa de turismo que no vio venir a Airbnb, al borde del precipicio