Una vuelta por Salamanca (la “Roma chica”)