Estados Unidos, el mayor perdedor con la suspensión de cruceros a Cuba