Los viajeros siguen llevando cámaras de fotos