Uno de cada diez británicos ha sacrificado sus vacaciones por el Brexit