Muro de Berlín: los “selfies” y el respeto a la memoria histórica