Ni chicles en Singapur ni chanclas en Cinque Terre: las prohibiciones más insólitas del mundo