Estrasburgo, mucho más allá de la política