Adaptarse o morir: las tendencias son las que dirigen el turismo de hoy