Los grupos de gestión exigen una Ley de Viajes Combinados justa