Budapest, toda una sorpresa

Tras las colas y controles de rigor del aeropuerto Roma – Ciampino conseguimos sentarnos en el avión